Los derechos sucesorios del cónyuge viudo

Los derechos sucesorios del cónyuge viudo

Hortet Abogados » Blog » Los derechos sucesorios del conyuge viudo

En este artículo nos proponemos analizar los distintos derechos sucesorios que el libro IV del Código civil de Cataluña atribuye al cónyuge del difunto y como las trabajan los Abogados de Herencias.

No obstante, y a fin de permitir que  el lector tenga una visión lo más global posible de la situación en la que queda uno de los consortes tras el fallecimiento del otro, abordaremos también en este estudio otros derechos,  contenidos fuera del libro IV dedicado a las sucesiones, que traen  asimismo causa o razón de ser en la muerte de uno de los contrayentes, y que completarían el catálogo de derechos que la legislación foral de Cataluña reconoce a los miembros de la pareja. 

Premisas para una sucesión de viudedad en Cataluña

Antes de entrar a abordar cada uno de esos derechos, es preciso establecer dos premisas:

  1. La primera, es que para la efectividad de estos derechos se requiere, en todo caso, que el vínculo de convivencia marital  permanezca vigente en el momento de producirse la defunción del causante, de manera que los derechos sucesorios que abordaremos en ningún caso operan  si en el momento del fallecimiento los cónyuges se encuentran separados de hecho o judicialmente.   

  1. La segunda cuestión a la que conviene atender, es que estos derechos se aplicarán de forma  análoga a las parejas de hecho, igualmente si en el momento del fallecimiento todavía existe convivencia entre los mismos.

Derechos sucesorios en las herencias sin testamento

Si el causante fallece sin haber otorgado testamento, la herencia se atribuye solamente al cónyuge viudo o al conviviente en pareja estable de pareja superviviente sólo si no existen hijos u otros descendientes del causante. 

En caso de que el cónyuge viudo o el conviviente en pareja estable superviviente concurra a la sucesión con hijos del causante, o descendientes de éstos últimos, la ley atribuye al cónyuge  o conviviente el usufructo universal de la herencia,  es decir, la facultad de usar y de percibir los frutos de todos los bienes que integran el patrimonio del difunto, con carácter vitalicio y sin necesidad de prestar fianza de ningún tipo.

Derechos sucesorios en las herencias sin testamento

Si los hijos con que concurre el cónyuge viudo o el conviviente en pareja estable son menores de edad, y éste ostenta la representación legal de los mismos, podrá aceptar la herencia en nombre de sus hijos y adjudicarse él el usufructo de la misma, sin necesidad de que intervenga un defensor judicial.

Es importante tener claro que el usufructo universal de la herencia se concede con carácter vitalicio, de manera que éste no se extingue si se contrae nuevo matrimonio o si se convive nuevamente con otra persona en relación estable de pareja.

La conmutación del usufructo universal, como especialidad del derecho civil catalán

En Cataluña el cónyuge viudo o el conviviente en pareja estable de pareja puede conmutar (intercambiar) el usufructo universal de toda la herencia, por el valor de una cuarta parte de la misma y el usufructo de la vivienda conyugal.

En estos casos el valor de la cuarta parte de la herencia podrá pagarse en bienes o en dinero,  y únicamente procederá el usufructo sobre la vivienda conyugal si ésta forma parte del activo hereditario, es decir, si es propiedad del causante, y éste no ha dispuesto de la misma en codicilo o en pacto sucesorio. Si el cónyuge o miembro de la pareja estable es copropietario de la vivienda junto al causante, el usufructo se extenderá únicamente sobre la porción de éste último.

La facultad de conmutación solo podrá ejercerse dentro del año siguiente a la defunción del causante, siendo requisito indispensable para ello  no haber aceptado  previamente y de forma expresa el usufructo universal.

Recordar que el cónyuge viudo no tendrá derecho al usufructo universal de la herencia si en el momento de la defunción del causante se encuentra separado judicialmente o de hecho, o si hay pendiente una demanda de nulidad, separación o divorcio.  

Lo mismo sucederá  con la pareja de hecho, si ésta se encuentra separada del difunto al fallecer éste último.

El derecho a la cuarta viudal

Si el viudo o el miembro de la pareja estable superviviente no resulta nombrado heredero en el testamento del difunto, tendrá derecho a reclamar al heredero la denominada cuarta viudal, si con sus bienes propios, los que puedan corresponderle en la liquidación del régimen económico matrimonial y los que el causante le haya atribuido con ocasión de su muerte no cuenta con recursos económicos suficientes para satisfacer sus necesidades.

El contenido de este derecho se concreta en reclamar aquella cantidad que se precise para cubrir dichas necesidades, con el límite máximo de la cuarta parte del activo hereditario líquido.

Derecho al ajuar doméstico

Pero, ¿Cómo se determina dicho importe?

Para determinar las necesidades del cónyuge viudo o del miembro de la pareja se atenderá al nivel de vida que se tenía durante el matrimonio o la convivencia con el causante, al valor del patrimonio relicto, la edad, el estado de salud,  el nivel ingresos propios o cualquier otra circunstancia de este tipo que resulte asimismo relevante.

El heredero o las personas facultadas para efectuar el pago podrán optar entre satisfacer la cuarta viudal en dinero o en bienes de la herencia, devengando ésta última intereses desde que se reclamada judicial o extrajudicialmente. 

Si el valor de los activos hereditarios no permite al heredero pagar la cuarta viudal con bienes de la herencia, tanto el cónyuge viudo como el conviviente o los herederos del causante podrán ejercer la acción para reducir o suprimir los legados, donaciones y demás atribuciones ordenadas por el testador, a excepción de las realizadas en concepto o pago de la legitima, la cual se considera preferente.

Casos en los que la cuarta viudal se extingue

Como en el caso anterior el derecho a la cuarta viudal no existirá en caso de separación legal o de hecho entre los consortes o los miembros de la pareja de hecho, y en particular se extinguirá por cualquiera de las causas siguientes:

  • renuncia.
  • nuevo matrimonio o convivencia marital antes de ejercer el derecho.
  • muerte del cónyuge o del conviviente de la pareja estable.
  • suspensión o privación de la patria potestad sobre los hijos comunes por causa imputable al cónyuge o conviviente superviviente. 
  • Prescripción, si no se reclama dentro del plazo de tres años a contar desde la muerte del causante.

Derecho al ajuar doméstico

El artículo 231-30 del CCAT, en sede de familia, y concretamente bajo el título de derechos viudales familiares, atribuye al cónyuge supérstite no separado judicialmente o de hecho la propiedad de la ropa, mobiliario y utensilios del ajuar de la vivienda conyugal.

Queda excluido del concepto de ajuar la propiedad de las joyas, bienes artísticos o de cualquier otro tipo que tengan un valor extraordinario y pertenezcan al difunto, así como aquellos bienes que podríamos denominar “troncales” o que proceden de la rama familiar del difunto, en caso de que éste hubiera dispuesto de ellos en favor de otras personas. ¿NECESITAS AYUDA CON EL AJUAR DOMÉSTICO?

Hay que tener presente que este derecho se tiene independientemente de cual sea el régimen económico matrimonial, y de aquellos derechos sucesorios que puedan corresponder o puedan atribuirse al cónyuge viudo.

Los bienes que conforman el ajuar no se computan en el haber hereditario de este último, lo que significa que éste no los trasmite a sus herederos en caso de fallecimiento sin haber ejercitado este derecho. Por remisión del artículo 234-14 del código civil catalán, también gozarán de este derecho los miembros de la pareja de hecho.

Finalmente, por remisión del artículo 234-14 del código civil catalán, este derecho también se atribuye a las parejas de hecho. 

El año de viudedad

Junto al derecho sobre el ajuar de la vivienda y en su siguiente artículo (231-31 CCCAT), el código civil de Cataluña contempla el denominado año de viudedad.

En virtud de este derecho durante el año siguiente al fallecimiento del cónyuge el sobreviviente no separado judicialmente o de hecho tiene derecho a seguir utilizando la vivienda conyugal, y a ser alimentado con cargo a la herencia, de acuerdo con el nivel de vida que mantenían los cónyuges y la importancia de su patrimonio. Este derecho no opera si el cónyuge supérstite ya es usufructuario universal de la herencia.

Este derecho se extingue si durante el año siguiente al fallecimiento del causante se contraen nuevas nupcias o se entabla una nueva relación de estable de pareja, y también cuando el consorte superviviente abandona o descuida gravemente sus deberes parentales con los hijos comunes del matrimonio.

El año de viudedad también se reconoce a los miembros de la pareja de hecho (artículo 234-14 CCCAT) independientemente de cuál sea el régimen económico del matrimonio y los derechos sucesorios atribuidos al cónyuge viudo, con la salvedad del usufructo universal.

Derecho a la compensación del trabajo, solo en caso de separación de bienes

No podíamos terminar este artículo sin hacer mención a este derecho, sólo aplicable a los matrimonios contraídos bajo el régimen de separación de bienes supletorio en Cataluña.

Derecho a la compensación del trabajo, supeditado a los regímenes matrimoniales en los que existe separación de bienes

¿Puedo ver compensado mi trabajo para el otro cónyuge?

En virtud de este derecho el cónyuge que ha trabajado sustancialmente más que el otro para la casa, o que ha trabajado para él sin retribución o con una retribución insuficiente, tiene derecho a percibir una compensación económica por su dedicación siempre que en el momento de producirse el cese de la convivencia o la extinción del matrimonio por separación, divorcio, nulidad o muerte, su cónyuge haya obtenido un incremento patrimonial superior al suyo de acuerdo con las normas previstas en el código.

El alcance de esta compensación se encuentra en principio limitada a una cuarta parte de la diferencia existente entre el incremento de patrimonio de ambos cónyuges, y su procedencia en caso de extinción del régimen por causa de muerte dependerá de que los derechos que el causante le haya atribuido en su sucesión voluntaria o legal no cubran el importe que éste tendría derecho a percibir. El artículo 234-9.1 del CCCAT reconoce el mismo derecho a las parejas de hecho.

 

 

Deja un comentario

Call Now Button¡Llámanos!